top of page
  • Foto del escritorMauricio Duque

¿Tomar riesgos? Claro que sí, pero no a ciegas.

Para nadie es un secreto que estamos en la era de la información, de la hiper personalización y de la transformación digital. Cada vez son más los ecosistemas digitales que entran a ser parte de la cotidianidad y a través de los cuales estamos accediendo a todo tipo de productos, servicios y contenido. Por supuesto, el mercado se ha transformado en torno a las conexiones a internet, el ancho de banda, el uso de dispositivos móviles y la presencia en las redes sociales lo que ha causado un volcamiento a la omnicanalidad, hacia la inmediatez de los procesos y la información, pero en especial, a un entorno digital plagado de una cantidad inconmensurable de datos.

El volumen de datos que se está generando hoy en día es clave pero, lo verdaderamente relevante es qué se está haciendo con esa información. Estadística predictiva, machine learning, inteligencia artificial, reconocimiento facial, algoritmos de pauta son solo algunos ejemplos de oportunidades que han derivado de los datos generados en entornos digitales.

Las organizaciones y las startups no son ajenas a este fenómeno, de hecho las tendencias en en relación a los datos son tan disruptivas que según el reporte Forrester las organizaciones orientadas a la gestión efectiva de los datos está creciendo a una tasa del 30% a nivel global.

¿Pero qué es una cultura centrada en los datos y la información? Básicamente nos referimos a una organización o startup que se apropia del uso de los datos y sus análisis cómo recurso clave para obtener insights o verdades ocultas en relación al negocio y que conducen a mejoras y optimizaciones del negocio y que incluso permiten acceder a oportunidades para la transformación de la industria y ser más atractivos frente a los competidores.

Frente a tanta información y variables, sale a flote todo tipo de riesgos a la hora de tomar decisiones relacionadas con el negocio y se vuelve fundamental adoptar prácticas que nos permitan minimizar los riesgos de esas decisiones.

Para poder dar inicio con una cultura orientada a los datos y la información es importante tener en cuenta muchas consideraciones y compartiremos algunas a continuación.

  7 RECOMENDACIONES PARA IMPLEMENTAR UNA CULTURA DE DATOS E INFORMACIÓN EN LAS ORGANIZACIONES:  

1.RECOLECTAR INFORMACIÓN CONSCIENTEMENTE

Dentro de las organizaciones y las startups se está recopilando todo tipo de información, de contacto de los usuarios, pedidos, envíos, despachos, ventas, visitas al sitio, visualizaciones, tiempos de entrega, producción. Toda esta información es susceptible de medición y por tanto de análisis para la optimización. Hacer el proceso conscientemente implica reflexionar acerca de la manera en la que la recopilas, estandarizar y parametrizar dicha información para luego proceder a procesos de análisis.

2. EMPEZAR A MEDIR TODO

Si en un principio no tienes entera claridad sobre qué es exactamente lo que quieres lograr con la medición es importante empezar a hacer la recolección de toda la información que te sea posible, sin que esto comprometa la velocidad de respuesta o de operación de los procesos, no se trata de generar traumas dentro del equipo de trabajo frente a los procesos de recolección, más bien es tratar de identificar todo lo que es susceptible de medición con miras a los procesos de optimización y así tratar de identificar las verdades que hay detrás de esos datos.

3. PRIORIZAR LOS DATOS RELEVANTES Y PRECISOS

Una vez iniciamos con el proceso de recolección consciente de datos, empezaremos a identificar cuál es la información que es realmente importante para la toma de decisiones o para la evaluación de los procesos. En este punto, nos será posible diferenciar y priorizar la información que requiere mayor atención y análisis para garantizar la optimización de los procesos o la información. No está de más en esta etapa evaluar la forma en la que estamos recolectando la información y la manera en que está parametrizada la misma.

4. CREAR HIPÓTESIS, PROCEDER A TESTEAR Y EVALUAR

En la operación del día a día y a la luz de la información que vamos recolectando se van configurando ciertas ideas, conjeturas, hipótesis respecto a los datos que se están recabando, o simplemente dados los antecedentes de los procesos en la organización es posible que tengamos con anterioridad estas hipótesis. En esta etapa es crucial poner a prueba esas hipótesis al contrastar las diferentes variables de datos. 

5. CRUZAR VARIABLES Y ANALIZAR LAS TENDENCIAS PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS INSIGHTS

Hacer ejercicios de cruces de variables resulta provecho para explorar insights o verdades ocultas detrás de los datos. Entre más entradas de información tengas, más capturas de datos tengas, más contundentes pueden ser los resultados obtenidos del análisis. Es importante evitar bajo estos análisis percepciones individuales o subjetivas, los hallazgos a los que se lleguen siempre deben estar soportados en los datos no las impresiones que nos generan los datos, de lo contrario podemos caer en miradas tendenciosas o sesgadas de la información.

6. PROCEDER CON INFORMES Y PROCESO DE AUTOMATIZACIÓN

En este punto contamos con los recursos necesarios para entregar informes completos respectos a los hallazgos y la información recabada. A partir de este punto empezamos a entregar una serie de herramientas que permiten la optimización de procesos y el mejoramiento en la organización o la startup. Además, este punto se vuelve la oportunidad perfecta para generar propuesta de semi-automatización o automatización de la captura de información, de las herramientas implementadas o de los procesos en sí mismo, que permitan una gestión más inteligente y una optimización gracias a la estandarización y la parametrización de la información.

7. CUMPLIR CON LAS REGULACIONES DE LA GESTIÓN DE DATOS

A nivel local, nacional e internacional existen políticas reguladas respecto a las buenas prácticas para el tratamiento de datos, no solo de la organización, sino también de clientes, proveedores, colaboradores y demás grupos de interés de la startup y la organización. Es fundamental estar al tanto de estas prácticas para así garantizar el cumplimiento de la normal y evitar caer en sanciones o multas por la omisión de la norma.

Adoptar estas prácticas en las organizaciones permitirá reducir los niveles de incertidumbre que se tienen en la toma de decisiones y al mismo tiempo contribuir con la disminución de riesgos de la organización.

  Puedes leer más acerca del tema en los siguientes sitios externos: (Los artículos están en inglés)  

bottom of page