Startups: ¿Cómo crear productos/servicios irresistibles?
13 March 2019 - medellin

Crear un producto que todos amen requiere comprender aspiraciones de nuestros clientes; lo que les despierta emotividad, necesitan u odian y a partir de eso, comenzar a idear lo que en marketing se denomina “demanda”. Existen 3 elementos clave para generar demanda de un producto o servicio, ¡Te contamos cuáles son!

 

  • Tener magnetismo

La fórmula para crear un producto o servicio con magnetismo es: funcionalidad multiplicada por un enorme gancho emocional. Esto debido a que el atractivo emocional es un factor muy relevante, el cual debe ser incorporado para que los usuarios se conecten con el producto a un nivel más profundo y se conviertan en promulgadores del mismo; logrando que la cantidad de dinero que la startup deberá invertir en publicidad y mercadeo, se reduzca.

 

  • Trazar un mapa de inconvenientes

Piensa en tu producto, crea un mapa de inconvenientes y deshazte de ellos. Un mapa de inconvenientes consiste en un diagrama que contiene todos los procesos existentes que le causan al consumidor pérdida de tiempo, energía y dinero al momento de interactuar con tu producto o servicio. Lo ideal es simplificar la experiencia del consumidor para crear mayor demanda.

 

  • Encontrar un detonador

Un detonador es un elemento crítico en el diseño del negocio que logra que las personas se entusiasmen verdaderamente por un producto con magnetismo y se conviertan en clientes. Por ejemplo, Netflix ha sabido encontrar su detonador: velocidad, excelente usabilidad y contenido propio.  

Cuando Netflix se creó, su CEO Reed Hastings sabía que era más accesible, barato y casi libre de inconvenientes que Blockbuster. En sus inicios, su modesta cohorte de clientes amaban el servicio y las encuestas mostraban un número significativo de miembros potenciales que habían oído acerca del servicio. Pero el crecimiento permanecía lento ¿Por qué?

Muchos de los creadores de demanda asumen que un producto con magnetismo es todo lo que se requiere. Y no lo es. Una de las lecciones más importantes que debe ser aprendida de las conversaciones con los clientes es cuántas de sus decisiones están reguladas por la inercia, el escepticismo, la pereza, el hábito y la indiferencia. Esa es la razón por la cual pasan meses y hasta años entre el momento en que escuchamos hablar por primera vez de un producto nuevo y fabuloso y el momento en que realmente lo compramos. Mientras que el magnetismo puede atraer nuestra atención, se requiere de un detonador muy específico que nos mueva a comprar.  

Netflix se encuentra en una posición de liderazgo ante sus competidores. Pero, ¿cómo se verá el nuevo mapa de inconvenientes del cliente y cuáles serán los detonadores claves de la demanda?: ¿Será el contenido exclusivo lo más preciado? ¿Habrá un salto tecnológico que mejore de manera exponencial la experiencia visual? ¿Será acaso una mezcla de entretenimiento y redes sociales?.

 

Lograr un producto con magnetismo nunca es algo que se logra en el primer intento. Si en verdad queremos generar una demanda duradera, necesitamos empezar por elaborar una trayectoria de mejoras el mismo día que nuestro producto sale a la venta.

 

Post inspirado en el libro “Demanda” de Adrian J. Slywotzky.

Escrito por: Alejandra Restrepo

Coordinadora de Mercadeo Impact Hub Medellín