Marcas con propósito cada vez más apetecidas
28 mayo 2020 - Comunidad Medellin

Los clientes eligen un producto por diferentes razones: valor, estatus, reputación, calidad, entre otras. Pero cada vez son más los que buscan el lado “humano”, los que le compran a aquellas marcas que ayudan a solucionar un problema latente de nuestra sociedad, es decir los que consumen por lo que representa la marca en sí. Y es precisamente esto lo que llamamos marcas con propósito.

Encontrar el propósito de una marca no es fácil, tanto así que muchas empresas llevan vendiendo sus productos o servicios desde hace muchos años con buenas ganancias, pero aún no tienen un propósito claro. Éste implica encontrar la razón por la cuál la marca existe, ligada a la sostenibilidad social, económica y ambiental.

Y hacemos énfasis en esto, porque es común confundir la visión y los valores de una organización con el propósito de la misma: los aspectos anteriores son la manera o el camino por el cual una marca va a cumplir su propósito, pero no son el propósito como tal. Pero entonces ¿cómo definir el propósito de marca?

Queremos compartirles algunos aspectos fundamentales a la hora de definir dicho propósito y de comunicarlo a los clientes, pues es indispensable que sea fácil de percibir y entender. 

    1. ¿ Cuál es mi buyer persona o a quién va dirigido mi producto o servicio?

Definir este aspecto es de vital importancia para tu marca. Hoy es necesario dejar de ver a los clientes sólo como clientes, sino que tenemos que pasar a percibirlos como seres humanos y preguntarnos qué piensan, qué los mueve, qué escuchan, cuáles son sus hobbies, qué hacen, qué dicen, cómo se se ven, qué les gusta, entre otros aspectos que si no conocemos difícilmente marcaremos una diferencia. En resumen, volvernos investigadores,“hackers” de nuestros clientes, en el buen sentido de la palabra.
     2. ¿Qué problema estoy ayudando a solucionar?
Como en el punto anterior, este también está centrado en el consumidor, porque es precisamente aquí donde hay que pensar cómo mi marca va a ayudar a transformar a mi cliente y cómo va a solucionarle sus problemas. Es muy importante resaltar que para lograr esto, tenemos que ser muy buenos observando, escuchando y “callejeando”, porque es ahí donde se encuentran los “ dolores” de las personas, lo que les hace falta o lo que les genera una dificultad. 

 

Finalmente queremos ponerles un ejemplo: muchos de nosotros conocemos la marca TOMS la cual hace zapatillas casuales, para el día a día. Esta marca dona un tercio de sus ganancias a organizaciones que trabajan por la salud mental, la igualdad de oportunidades y la seguridad física. Así mismo, por cierta cantidad de zapatos comprados, ellos regalan otros a comunidades que realmente los necesitan.

Las personas que conocen la marca compran estos zapatos por la historia que hay detrás, no porque el producto sea particularmente destacable desde lo externo o tenga algo fuera de lo común. 

Con esto queremos darles a entender que poco a poco el precio y la apariencia están pasando a otro plano  y comienzan a resonar más aquellas marcas con las cuáles sus consumidores se sientan identificados desde los valores que comunican, el liderazgo que tienen, la manera de tratar a sus colaboradores, entre otros aspectos. Los invitamos a seguir estos pasos y a preguntarse cómo la marca de cada uno de ustedes está aportando a que tengamos un mejor planeta.