Resiliencia, es una palabra que con las diferentes situaciones que hemos vivido en los últimos años ha ido tomando más fuerza, esta es utilizada más que todo para el tratamiento humano y las terapias psicológicas, la Real Academia la define de la siguiente manera:


  1. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

  2. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido (Real Academia Española)

Sin embargo, este concepto también se puede desarrollar desde la parte empresarial y se refiere a la capacidad con la que cuenta una empresa u organización para adaptarse al cambio, logrando sobreponerse o superando aquellas circunstancias que no son favorables y que están generando cambios dentro de su desarrollo, un ejemplo de esta son las diferentes crisis económicas, sociales y altibajos financieros que generan condiciones desafiantes las cuales ponen en riesgo la sostenibilidad de las organizaciones

Por ello, cuando se habla de una empresa resiliente, en realidad se está hablando de una organización  que cuenta con todo un inventario de capacidades, estrategias, con las cuales puede reaccionar de una forma rápida, flexible y ágil ante una situación adversa, mediante la actualización de sus sistemas, la innovación y transformación de su realidad para la supervivencia.

Para saber si nuestra empresa es resiliente podemos hacernos las siguientes preguntas:

Si después de contestarte estas preguntas quieres fortalecer esta capacidad dentro de tu empresa te dejamos los siguientes consejos a tener en cuenta:

 

Para nadie es un secreto que el ecosistema innovador viene despertando el interés de todos. Entre la pandemia y las tecnologías emergentes hemos visto como nuevos productos y servicios digitales se han creado para solucionar diversos problemas identificados y que se han moldeado gracias a la transformación digital que estamos experimentando. 

Veamos que tienen en común 5 de las 51 startups más prometedoras según Innpulsa y Starter Company, quienes toman como puntos críticos de evaluación el modelo de negocio, el nivel de innovación, el equipo, y su proyección y escalabilidad. 

 

Zhana Solutions: Greentech enfocada en la gestión integral de residuos.

Datavalue.AI: Soluciones e insights de valor para tomar decisiones en el modelo de negocio a través de analítica e IA

Happy Whale: Crianza consciente con la fuerza de la ecología. Pañales ecológicos

Acabados Vis: Accesibilidad y diseño para el sector inmobiliario en la etapa de acabados  con kits para las viviendas VIS 

The Biz Nation: Cursos virtuales, prácticos y certificados!

Soluciones innovadoras para los sectores que van desde la educación, la maternidad, gestión de la información y operatividad de los negocios; hasta muchas otras startups trabajando para dar respuesta a necesidades encontradas en los sectores de: nuevos materiales y construcción, el sector inmobiliario, alimentos y bebidas, Fintech , Health Tech , salud y bienestar, entre otras. Pero ¿Qué tienen en común?

Cuando vemos su potencial, la generación de oportunidades de conexión con fuentes de financiación nacional e internacional y que a la fecha entre algunas de las 51 Startups más prometedoras del 2022 de Colombia han logrado cerrar negociaciones por más de $2,7 millones de dólares, analizamos desde nuestra experiencia en el Hub, y creemos que estas startups tienen en común los siguientes elementos:

  1. Solucionan un problema, una carencia que hay en el mercado y lo hacen innovando en ella, comprendiendo las necesidades de su público. 
  2. Encontraron un mercado que esta listado para adoptar y comprar su idea: tienen Product Market fit y lo conservan trabajando en la experiencia alrededor del cliente.
  3. Crearon un equipo y una cultura alrededor de este, que les permite trabajar por un propósito. Apuntan al reclutamiento 
  4. Conocen su ciclo de operación, comercialización y proyecciones. Están listos para ejecutar un plan de crecimiento hasta el escalamiento. 
  5. Aprovechan los programas, aceleradoras e incubadoras que les permiten generar conexiones de valor y finalmente apostarle al levantamiento de capital. 

Este último elemento es fundamental en el escalamiento de una startup y es en este donde creemos hay también una oportunidad en el ecosistema para seguir creando sinergia, potenciando las diferentes soluciones que se gestan en nuestro país y nos permiten evolucionar en los diferentes sectores de la industria, habilitando empleos, mejorando la calidad de vida y trabajando por un bien común. Es en este punto donde creemos está la clave para el crecimiento, y es la oportunidad de conectarnos para potenciar otras iniciativas, conectar con red de inversión y compartir la experiencia del crecimiento para que otros puedan crecer.

En Impact Hub hemos creado I2 con el fin de facilitar las conexiones entre inversores con propósito y emprendimientos de impacto, una red de ángeles de inversión de impacto que hoy deja sobre la mesa la pregunta al ecosistema emprendedor que ya triunfó: ¿Quieren potenciar el crecimiento empresarial Colombiano desde su experiencia? 

Termino con la invitación a conocer nuestra red y conectarnos por un mismo propósito. 

Fuente: https://www.innpulsacolombia.com/innformate/las-startups-colombianas-emergentes-mas-prometedoras-del-2022-segun-innpulsa-y-starter

 

Hablemos aquí sobre cómo empezar a crear una comunidad que se conecte con tu emprendimiento y que además, se empiece a ver reflejada en tus ventas. 

Primero que todo, vámonos al concepto de comunidad; cuando nos referimos a esto, estamos hablando de un grupo de personas con intereses en común que hacen parte de un grupo y están completamente conectadas y comprometidas con el objetivo común. 

Pero te estarás preguntando, ¿Cómo puedo hacer que un grupo de personas estén así de conectadas con mi marca?. El primer paso es entender que es un proceso que toma tiempo, trabajo y paciencia; ya que iniciar una comunidad desde cero implica tener muchos cuidados, cómo cuando sembramos una semilla. En este punto, debes empezar a hacerte ciertas preguntas que te ayuden a iniciar un trabajo correcto: ¿Cuál es el objetivo de esa comunidad? ¿Quién es tu público objetivo? ¿Cuáles son tus límites? ¿Qué hábitos quieres empezar a formar? ¿Cómo vas a fomentarlos?

Esta etapa inicial de creación de comunidad es clave, pues es la que define el éxito que tendrá tu estrategia. Además, que existen una gran variedad de comunidades que inician, pero no llegan a crecer y esto es porque no lo hacen con una estrategia definida. 

Es por esto que te compartiré tres niveles que se deben trazar después de haber resuelto las preguntas iniciales, para crear una comunidad exitosa:

Esta es la forma en que la comunidad le genera utilidades a tu emprendimiento, ya sea a través de tu producto o servicio, adquisición de una membresía, entre otros. 

Esta es la forma en que la comunidad crecerá, por ejemplo, a través de redes sociales. Por lo que es clave que puedas empezar a generar contenido.

Acciones y prácticas que puedes implementar para que tu comunidad crezca y siga conectada, éstas pueden ser virtuales, híbridas o presenciales. 

Si aún no te queda claro, te dejo estos dos ejemplos de comunidades ya maduras en diferentes contextos: 

 Google Developer Experts – https://developers.google.com/community/experts 

Es una comunidad global de expertos en tecnología, son personas influyentes y líderes con una alta experiencia en las tecnologías de google. Los miembros de esta comunidad, se benefician por el relacionamiento de alto nivel, oportunidades de aprendizaje y de crecimiento.

 

 Peñas/Socios del Real Madrid – https://www.realmadrid.com/aficion/penas 

Es la comunidad de hinchas del Real Madrid, que deciden hacer parte oficialmente como socios del equipo de fútbol, donde realizan espacios con los directivos del equipo, reciben información constante, organizan torneos deportivos, entre otros.

 

Espero que con estos ejemplos y las pautas compartidas anteriormente, cuentes con la base que te permitirá iniciar tu plan de trabajo para crear una comunidad que se conecte exitosamente con tu emprendimiento. 

 

¡Comunicar le hace bien a las organizaciones! Las comunicación interna es una herramienta clave dentro de la estrategia de cualquier organización, puesto que con esta se transmite a los colaboradores lo que se “espera” de ellos, es decir, los valores organizacionales, la visión, los objetivos y la misión.

Todo esto fundamental y  repercutiendo de manera positiva o negativa en el clima organizacional, la productividad,

el sentido de pertenencia o fidelización de los hoy llamados “clientes internos», entre otros aspectos como los planteados

en este artículo acerca de los espacios de trabajo que inspiran. ‎

Lo anterior, puede llevarnos a pensar que las comunicaciones internas o la gestión de la comunicación interna

es solo para aquellas organizaciones grandes, con muchos empleados o con largo tiempo en el mercado; pero la realidad es que como el flujo de información está presente en todos los grupos sociales,

todas las organizaciones deberían llevar a cabo una estrategia que facilite las relaciones sociales y no dé espacio a los problemas típicos del día a día,

como los rumores, chismes, falta de motivación, entre otros;

que pueden desencadenarse en una mala imagen y reputación  para la organización; puesto que finalmente todos los colaboradores de una empresa, la venden constantemente en la calle.

De acuerdo a esto, es pertinente aclarar que aunque todas las organizaciones deberían tener una estrategia de comunicación, cada una dependiendo de su “personalidad” debe realizar y usar diferentes formas,

herramientas, canales, tonos y medios, para comunicarlo.

Por ejemplo, puede que el canal que funcione en una planta de producción, no funcione de la misma manera en un call center o viceversa.

Finalmente, esta realización de la estrategia debe ser bidireccional y horizontal, donde se escuche, se observe, se dialogue alrededor de los intereses de los líderes de la organización y los colaboradores,

porque esto permite, la interiorización y entendimiento del por qué de ese objetivo o esa meta

y no se convierte en un “letrero” más sin sentido y que se ve, incluso, como una amenaza o advertencia, que genera rabia, miedo o simplemente indiferencia.

 

Emprender no debería ser una necesidad, sino una vocación. No sé si seré la única, pero desde que comencé mi carrera en la universidad, he sentido que me preparan profesionalmente para trabajar para otros y ocupar un cargo más en una empresa donde ser ascendida es la mayor aspiración. No digo que esto esté mal, estos empleos son experiencias que ayudarían a generar habilidades y conocimientos significativos. Sin embargo, siempre he pensado que la mejor manera de adquirir experiencia es emprendiendo.

Empezar un negocio desde cero, hacer “de todo un poco” y salir al mundo a exponer tus ideas es un reto y un riesgo que muy pocos se atreven a hacer, pero que al final te deja aprendizajes inigualables. Si desde la universidad, o incluso desde el colegio, nos educaran y nos motivaran a crear e identificar oportunidades de negocio, todo sería muy diferente. Lograríamos romper con los esquemas de “lo normal” y las limitantes mentales que nos crean a medida que vamos creciendo.

También, disminuiría el desempleo y se aprovecharía al máximo el conocimiento adquirido en la universidad por el hecho de llevarlo a la práctica inmediatamente con la ejecución de nuevos negocios.

Soy consciente que un gran dolor de los emprendedores es la adquisición de fondos para la ejecución de sus proyectos. Sin embargo, cada vez hay más oportunidades en Medellín y estoy segura que en otras ciudades del país también.

Por ejemplo, hay concursos para adquirir capital semilla, asesorías de todo tipo para emprendedores, créditos, programas de incubación y aceleración, entre otros. Sólo es cuestión de investigar, buscar y contactar. Lo importante es creer en la idea, estructurarla de la manera correcta y salir a venderla al mundo.

Emprender no es el camino fácil, pero es el más satisfactorio y, aunque suene poético, te asegura tu felicidad porque ese negocio que crearías saldría de ti, de tus pasiones, habilidades y de tus ganas de hacer un cambio.

Por otro lado, si tu problema es la falta de motivación o herramientas para emprender, te recomiendo algunos libros tales como:

Y hay muchísimos más recomendados en Internet, o si lo tuyo no es leer, hay muchas charlas TED o podcasts sobre emprendimiento que pueden servirte como inspiración. Finalmente, te recomiendo leer el artículo sobre Lean Canvas que escribió el co-fundador de Impact Hub Medellín, Federico Restrepo, para que comiences a convertir tus ideas en un modelo de negocio estructurado.

Marcela Arango Restrepo

Líder de comunidad Impact Hub Medellín

Comunidad significa «cosas que se mantienen en común» y se caracteriza por un sentido de pertenencia, camaradería, apoyo mutuo, motivación, oportunidad y el intercambio de ideas y recursos.

La construcción de una «verdadera comunidad» se logra a través del respeto y la escucha de las necesidades de las otras personas

e Impact Hub ha sido de los primeros espacios colaborativos, también conocidos como CoWorking, que ha sabido entenderlo e incorporarlo.

Iniciamos con el primer CoWorking en el año 2005 en Londres y hoy somos más de 16.000+ miembros en 50+ países;

todos con el mismo propósito de permitirle a las personas conectarse y compartir experiencias, consejos y herramientas para tener éxito en sus proyectos.

Desde nuestra comunidad todos pueden acceder a una gran cantidad de información y recursos, obtener apoyo e inspiración,

aprovechar a cada miembro para comercializar sus propios productos y servicios, y construir relaciones significativas.

¿Cómo se formó la comunidad de Impact Hub?

En el año 2000, un grupo de jóvenes idealistas, graduados del Colegio Atlántico de Gales decidieron probar los límites del status quo.

Para hacerlo, eligieron el Royal Festival Hall de Londres donde se iba a realizar un evento del milenio,

para iniciar un debate sobre los problemas ambientales, sociales y políticos globales, persuadiendo a los ganadores del Premio Nobel y pensadores influyentes.

Su audacia hizo que recibieran una invitación a organizar un evento de una ONG para la Cumbre Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible en Johannesburgo.

Pero en lugar de aceptarlo, optaron por crear una alternativa más significativa:

una cumbre popular; unieron fuerzas con activistas locales en Soweto quienes estaban transformando un terreno baldío del municipio de la Esperanza, conocido en su momento como ‘SoMoHo’, en un centro de artes, educación ambiental y comunidad, que superó a la cumbre de la ONU y tocó a los jefes de estado.

Luego, de regreso en el Reino Unido, los jóvenes se preguntaron cómo podían llevar estas perspectivas al mundo del trabajo. Al examinarlo, los golpeó la realidad: la gente ya estaba tratando de actuar con ideas impactantes desde sus mesas de cocina. 

Comenzaron a buscar un lugar para reunir a este grupo de empresarios, idealistas e innovadores y en 2005, encontraron un loft en ruinas en Londres que albergaría al precursor de Impact Hub.

El concepto de ‘Hub’ cobró vida, uniendo a los empresarios, idealistas e innovadores por medio de un espacio de trabajo compartido, una comunidad y eventos necesarios para promover sus ideas y crear nuevas colaboraciones. Este Hub satisfizo las necesidades de estas personas y se llenó rápidamente.

Meses después, el acelerado crecimiento del Hub hizo que sus anfitriones organizaran una reunión para discutir sobre cómo apoyar a su creciente comunidad de impacto.

Para su sorpresa, la reunión resultante en 2007 se llenó de personas ansiosas por descubrir cómo abrir sus propios Hubs en el mundo.

Los nuevos espacios se convirtieron en puntos de reunión para personas apasionadas por la construcción de un mundo radicalmente mejor, y los nuevos fundadores de Hub también se conectaron,

buscando inspiración en Londres y viajando a los demás Hubs en el mundo para descubrir cómo convertir los desafíos sociales en oportunidades.

Durante los siguientes años, Impact Hub expandió su alcance global y multiplicó su comunidad de empresarios e innovadores a más de 16,000 miembros en todo el mundo.

Impulsando un liderazgo consciente en torno a la innovación social y empresarial.

Los Impact Hubs inspiran, conectan y permiten un cambio positivo en diversos contextos y economías para demostrar que el futuro de los negocios se encuentra en las ganancias que sirven a las personas y al planeta.

En 2018, ya establecidos como una red verdaderamente global, ahora enfrenta su próximo desafío: IMPACTO A ESCALA. 

Estamos convencidos de que la única manera de avanzar y tener éxito es uniendo fuerzas para construir un futuro en el que cualquier iniciativa o empresa consciente surja con el apoyo de una comunidad.

Es por eso que hoy existe la mayor plataforma de aceleración y colaboración del mundo para un cambio positivo, la red de Impact Hub.

Fuentes:

Joe Dogshun (2018): How Change Got Global, The Founding Story of Impact Hub. Impact Hub Blog. impacthub.net/how-change-got-global-the-founding-story-of-impact-hub/