Emprender no debería ser una necesidad, sino una vocación. No sé si seré la única, pero desde que comencé mi carrera en la universidad, he sentido que me preparan profesionalmente para trabajar para otros y ocupar un cargo más en una empresa donde ser ascendida es la mayor aspiración. No digo que esto esté mal, estos empleos son experiencias que ayudarían a generar habilidades y conocimientos significativos. Sin embargo, siempre he pensado que la mejor manera de adquirir experiencia es emprendiendo.

Empezar un negocio desde cero, hacer “de todo un poco” y salir al mundo a exponer tus ideas es un reto y un riesgo que muy pocos se atreven a hacer, pero que al final te deja aprendizajes inigualables. Si desde la universidad, o incluso desde el colegio, nos educaran y nos motivaran a crear e identificar oportunidades de negocio, todo sería muy diferente. Lograríamos romper con los esquemas de “lo normal” y las limitantes mentales que nos crean a medida que vamos creciendo.

También, disminuiría el desempleo y se aprovecharía al máximo el conocimiento adquirido en la universidad por el hecho de llevarlo a la práctica inmediatamente con la ejecución de nuevos negocios.

Soy consciente que un gran dolor de los emprendedores es la adquisición de fondos para la ejecución de sus proyectos. Sin embargo, cada vez hay más oportunidades en Medellín y estoy segura que en otras ciudades del país también.

Por ejemplo, hay concursos para adquirir capital semilla, asesorías de todo tipo para emprendedores, créditos, programas de incubación y aceleración, entre otros. Sólo es cuestión de investigar, buscar y contactar. Lo importante es creer en la idea, estructurarla de la manera correcta y salir a venderla al mundo.

Emprender no es el camino fácil, pero es el más satisfactorio y, aunque suene poético, te asegura tu felicidad porque ese negocio que crearías saldría de ti, de tus pasiones, habilidades y de tus ganas de hacer un cambio.

Por otro lado, si tu problema es la falta de motivación o herramientas para emprender, te recomiendo algunos libros tales como:

Y hay muchísimos más recomendados en Internet, o si lo tuyo no es leer, hay muchas charlas TED o podcasts sobre emprendimiento que pueden servirte como inspiración. Finalmente, te recomiendo leer el artículo sobre Lean Canvas que escribió el co-fundador de Impact Hub Medellín, Federico Restrepo, para que comiences a convertir tus ideas en un modelo de negocio estructurado.

Marcela Arango Restrepo

Líder de comunidad Impact Hub Medellín