En tiempos como estos la comunicación y el buen liderazgo adquieren un papel y un valor estratégico real. La pandemia disminuyó de manera evidente los momentos de conversación, las reuniones de equipo, entre otros espacios como estos. Pero lo que sí es claro es que coordinar bien a los equipos a través de estos dos aspectos, será lo que marcará la diferencia durante y después de que pase este confinamiento y sobre todo, la crisis.  

Lo anterior no supone un trabajo fácil, por lo cual a continuación damos algunas recomendaciones para llevarlo a cabo de una mejor manera:

1. Planear y prever posibles escenarios

Tales como el número de  colaboradores que se pueden ver afectados, el impacto negativo en la fuente de ingresos de la organización, cambios de rol, entre otros; para así también tener en mente esos mensajes y canales por los cuales se le comunicará las diferentes decisiones a los empleados, con el fin de no dar paso a mensajes equivocados, mala imagen o percepción de mal liderazgo.

Y cuando decimos que no es fácil, es porque la mayoría de líderes no están preparados para dar noticias como estas, por eso la siguiente recomendación.



2. Más que ser buenos expresándose es ser sinceros

Mostrando con transparencia los temores desde ese cargo y la vulnerabilidad que se puede tener. Esto sin duda genera empatía y comprensión por parte de los colaboradores, además les reduce el miedo y la duda frente al futuro;  lo cual si no se hace,  se puede traducir en falta de productividad y mal clima organizacional

Sumado a esto en muchas organizaciones los empleados no perciben a sus líderes en una estructura horizontal o igualdad de condiciones y al líder mostrarse cercano y más humano puede ayudar a crear confianza.

3. Acompañar a los colaboradores de manera independiente como lo que son

Universos y mundos totalmente distintos. Es decir, hay muchas empresas donde sus empleados nunca habían teletrabajado, entonces no se puede esperar que de un día para otro todos estén adaptados y cumpliendo sus deberes con normalidad.

Por lo cual, lo recomendable en este caso es utilizar diferentes herramientas para el aprendizaje, facilitar la capacitación de una persona que ya tenga el chip de la virtualidad incorporado para enseñarle a los que no y estar dispuestos a aclarar dudas y a poner en práctica los valores organizacionales que a veces se quedan en el papel y son la herramienta más poderosa para crear una cultura fuerte dentro del equipo de trabajo. 

4. El exceso de comunicación puede ser contraproducente

Es decir, a veces es mejor menos mensajes y más asertividad al momento de comunicar. En épocas como estas todos estamos saturados de información e incluso es común sentir que el trabajo está triplicado porque la carga psicológica y emocional es grande. Entonces, creemos que la clave está en ser empáticos, auténticos y respetar espacios y procesos de aprendizajes y personales. 

Finalmente, ser líderes es un trabajo que puede ser muy complejo, porque es una labor de entender no solo colaboradores sino seres humanos, pero siguiendo recomendaciones como estas, la tarea puede llevarse con mayor facilidad y menos inconvenientes. Para conocer más artículos como este puedes ingresar aquí

Sabemos que muchos de nosotros debemos seguir trabajando en casa, como si estuviéramos en la oficina. Esto puede llegar a ser un poco desafiante, puesto que algunos no estamos acostumbrados a hacerlo y al no ser parte de la rutina nos puede hacer sentir un poco desubicados. Desde Impact Hub Medellín les queremos compartir algunos tips que nos pueden ayudar a organizarnos, ser productivos y por supuesto, estar más tranquilos. 

Finalmente, ¡ponlos en práctica y compártenos qué tal te va con ellos! Para nosotros es muy importante que todos estemos saludables, para que podamos volver con todas las energías a nuestros lugares de trabajo. 

* Este post es una colaboración del Equipo Impact Hub Medellín.

Cuando pensamos en qué invierten el tiempo los emprendedores, creo que todos imaginamos que ellos están 100% trabajando en abrir mercados para vender su producto o servicio. Pero perdemos del radar ciertas actividades fundamentales, como la constitución el emprendimiento.

Como no soy emprendedora, pero trabajo en un emprendimiento, decidí acercarme a mi jefe (el emprendedor), para que me cuente cómo fueron los primeros pasos del proceso de constitución; qué le pareció más complicado y las dificultades en el camino.  

 

¿Por qué decidieron constituirse?

“Nosotros desde el principio sabíamos que nos íbamos a constituir, pero sólo cuando fuera necesario para continuar con las actividades del emprendimiento.

Por ejemplo, para posicionarnos en el mercado, generar eventos y demás actividades o para empezar a hablar con posibles aliados de los programas y del espacio, no necesitábamos constituirnos, ya que no íbamos a firmar nada. Entonces, solo decidimos constituirnos como S.A.S, cuando ya fue necesario correr algún proceso administrativo-legal, como firmar un convenio, o presentarnos a una convocatoria en la que necesitábamos estar constituidos. De esta forma no teníamos una carga como emprendimiento que no era necesaria, por eso lo pospusimos lo más que pudimos.

 

¿Cuál fue el primer paso de esa lista de chequeo?

“Lo primero que hicimos para constituirnos fue hacer un acuerdo de socios, en dónde teníamos las participaciones y cómo las participaciones podrán cambiar en el tiempo.”

 

¿Cuál fue la mayor dificultad y como pudo haber sido más fácil?

“Dificultades como tal en el proceso de constitución no hubo, lo importante es tener acceso a la información y saber por qué una modalidad es mejor que otra.

Pero lo que más me sorprendió, fue que en los bancos al abrir una cuenta bancaria no te permiten acceder a una tarjeta de crédito; sino hasta un año de tener cuenta, puedes aplicar a una. Esto lo que hace, es volver muy difícil acceder a ciertos servicios o productos que se requieren de una, como publicidad en redes sociales, pagos o compras internacionales, que para nuestro caso puntual son muy importantes.”

 

Como bien nos dimos cuenta, constituirse es un proceso fundamental para el emprendimiento, pero hay que buscar el momento oportuno para el mismo emprendimiento, financieramente hablando. Así mismo, debemos definir qué Tipos de Sociedad es la que se va a constituir, porque según esta pueden variar algunas cosas.

Otro punto importante, es que es bueno saber que las Cámaras de Comercio están siempre muy dispuestas a apoyarnos es este proceso de constitución, hasta tiene un Paso a Paso bastante claro de cómo proceder, pasos luego de la constitución y recordatorios; en este caso les recomiendo leer muy bien el numeral 7, que hace referencia a la ley de emprendimiento juvenil.

Por último les dejo en enlace al Código de Comercio, por si deben buscar algún tema puntual, debido a que su negocio tenga alguna particularidad.

 

Yo sé que se cree que los trámites legales son un proceso caótico, lento y costoso, pero yo me di cuenta que la información que hay disponible en la red es mucha, lo que nos permite hacerlo más rápido y ameno, ya que sabemos con anticipación qué debemos llevar, a dónde lo debemos llevar y si hay posibilidades de adelantar el proceso de forma virtual.

Y respecto a los costos, puede todo verse muy costoso, pero la cantidad de oportunidades y puertas que nos trae el constituirnos no tiene precio.

 

Andrea Garcés Escobar

Coordinadora Administrativa

Impact Hub Medellín.